Marco Conceptual de las NIAS

El término importante (importancia relativa o materialidad, usando terminología de auditoría) es, por lo tanto, un concepto crucial en el proceso de auditoría que limita el alcance del trabajo de auditoría. La NIA 320 trata de la responsabilidad que tiene el auditor de aplicar el concepto de importancia relativa en las etapas de planificación y ejecución del trabajo de auditoría. La NIA 450, por su parte, explica el modo de aplicar la importancia relativa para evaluar el efecto de los errores identificados sobre la auditoría y, en su caso, de los errores no corregidos sobre los estados financieros.

b) Riesgo de auditoría

El riesgo es inherente al trabajo de auditoría e implica que la opinión del auditor no se fundamenta en una evidencia definitiva. Al no poderse conseguir un grado absoluto de certeza, el auditor opina con riesgo a equivocarse. El objetivo de auditoría es reducir el riesgo de auditoría a un nivel aceptable, mediante la acumulación de evidencias:

Evidencia: toda información usada por el auditor para llegar a las conclusiones sobre las cuales está basada la opinión de auditoría. Esta información puede proceder tanto de los registros contables subyacentes a los estados financieros como de cualquier otra fuente (NIA 500.5c).

La existencia de evidencia sobre las aserciones contenidas en los estados financieros sobre los que se expresa opinión es una condición necesaria para que pueda haber auditoría. Además, esta evidencia deberá ser apropiada y suficiente como para que el auditor pueda formarse una opinión, es decir, deberá ser relevante y confiable para “proveer soporte a las conclusiones sobre las cuales está basada la opinión del auditor” (NIA 200.13.b).

El riesgo final del auditor lo integran un riesgo no controlable por él o riesgo de la información y otro controlable.