La Fianza

La fianza es un contrato de garantía que nace muchos siglos antes de nuestra era en tal virtud, se analizaran los antecedentes mas remotos y tracendetales de la figura juridica en cuestion, los cuales sirvieron de base para su perfeccionamiento.

EN BABILONIA

En el codigo de Hammurabi existe un antecedente de la fianza en el año de 1730 a. C., se mando a grabar el codigo en estelas de piedra con el fin de repartirlas por las capitales del reino de Babilonia para el mejor conocimiento de sus leyes.

En este codigo se manifiesta una forma de fianza o contrato de garantia, principalmente en la reglamentacion de los esclavos, los cuales se consideraban un objeto propiedad del dueño el cual podia matarlos sin recato alguno, lo mismo que entregarlo en garantia de una deuda.

EN INDIA

Otro antecedente de la fianza se consigna en las Leyes de Manú, expedidas en los años del 1280 al 800 a. C., formadas por doce libros que reglamentaban tanto al derecho publico como privado. La fianza se regulaba en leyes civiles, tanto en “aspectos hereditarios (libro IX), como en la conducta de los reyes y de la casta militar (libro VII)”.

EN ISRAEL

En este pais la fianza fue conocida en el año 922 a.C., prueba de ello se encuentra en una de las parábolas del rey Salomon; que dice: “cualquiera que se convierta en fiador de un extraño tendra que arrepentirse”.

EN ROMA

La fianza ya se configuraba como tal y se derivaba de uno de los contratos mas tracendentales de la epoca, llamado stipulatio (fianza estipulatoria), caracterizado por ser un contrato verbis de garantía y que se perfeccionaba con el uso de ciertas formulas verbales, se consideraba un contrato accesorio de garantia que requería de una obligación válida principal para existir.

La fianza estipulatoria se definía como un contrato mediante el cual una persona (fiador) se obliga a cumplir en el caso de que otra persona (fiado), sujeto pasivo de una obligacion garantizada por la fianza, no cumpla este concepto de fianza, era muy avanzado para esa epoca, pues es muy similar al encontrado en el codigo civil actual.

Ahora bien, en Roma existieron tres formas de garantizar una obligacion, mediante el intercambio de una pregunta y una contestacion, que eran la sponsio, la fideipromissio y la fideiussio.

La Sponsio

Correspondia a una promesa con matices religiosos, celebrada por personas que se dedicaban exclusivamente al culto religioso, algo que no podia ser utilizado por los peregrinos (el que va de paso).

La Fideipromissio

Esta institucion surge como una evolucion de la anterior, ya que en ésta se permitía celebrar dicho contrato con extranjeros. Ademas de esta figura, surgen ciertos beneficios para el fiador, gracias a diversas leyes.

La Fideiussio

Tambien contrato verbis de garantía, esta institucion surge gracias a Justiniano, quien introdujo otro beneficio en favor de los fiadores, llamado beneficium Excusionis, consiente en que el fiador podia exigir que el acreedor persiguiera primero al deudor, antes de dirigirse a el para la exigibilidad de su obligacion como garante.

Por otro lado, en la misma Roma, en el catastrofico siglo III d. C., cuando cayo el imperio Romano de Occidente, se reglamento el principal de los derechos reales, la propiedad; asi se establecio que todo propietario podia protegerse de los daños que le amenazaban desde otras propiedades, pidiendo al pretor que obligara a su vecino a otorgar una fianza que garantizara el pago del posible siniestro. Este tipo de fianza se conocia con el nombre de cautio damni infecti. Si se verificaba el daño temido, con la evidente culpa o dolo del vecino, este tenia que responder por el perjuicio ocacionado; en cambio, si el daño era producido por fuerza mayor, el perjudicado no tenia derecho a formular reclamacion alguna.

Algunos datos típicamente romanos sobre la fianza eran:

1.- La escasa capacidad negocial que se le reconoce a las mujeres casadas y la prohibición de donación entre conyugues:

A.- Se le prohibía a la mujer casada interceder en cuanto a la fianza de terceros y prestar garantías reales o ser deudora correal o colocarse en puesto del deudor. Si bien el negocio de la mujer no era nulo, y el Pretor concedía a la mujer una exceptio.

B.- Prestar una fianza para los romanos, se definía como la adición de un nuevo deudor a la obligación afianzada.

Para Windscheid, el fiador no constituye sobre si una nueva obligación, sino que extiende sobre si la obligación del deudor principal de forma que junto a él se convierte en Deudor Correal.

2.- También entendían que en la fianza mediante la novación con uno de los deudores solidarios, se liberaran los restantes codeudores.

3.- También en la fianza exigían que el fiador se comprometiera a cumplir lo mismo que “había prometido” el deudor principal (id quod titíus promisit).-

4.- Posteriormente el efecto de la litis contestatío ( recordemos que consistía en fijar los términos del litigio ante testigos); se forma la fideiussio indemnitatis, que es una estructura en cierto modo condicional, que permite que el acreedor sólo pueda reclamar al fiador lo que no hubiera recabado del deudor principal.