Concepto Y Definicion de Mercado

CONCEPTO Y DEFINICIÓN DE MERCADO

No debe olvidarse que un hecho económico presupone la participación de por lo menos dos entes o personas. El sujeto o unidad económica que consume o adquiere bienes y servicios para la satisfacción de sus necesidades y el productor o unidad económica que utiliza o transforma factores, a través del proceso productivo, para obtener esos bienes o servicios demandados.
El “precio” es el valor de cambio o de intercambio de un bien por otro, se establece a partir de economía de cambio.

Mercado es el ámbito social que propicia las condiciones para el intercambio. En otras palabras debe interpretarse como: la institución u organización social a travez de la cual los oferentes y demandantes de un determinado bien o servicio, entran en estrecha relación comercial a fin de realizar abundantes transacciones y bajo esas condiciones establecer el precio del mismo.

Por último define que las fuerzas de oferta y demanda y la abundancia de las transacciones que se realizan entre los entes participantes, son las que definen el precio. La definición de mercado expuesta, es amplia y actualizada; el lector puede deducir que en épocas remotas no se podría concebir un mercado sin fronteras como lo es hoy.

NATURALEZA DEL MERCADO

Su naturaleza deviene de la existencia de un excedente productivo para el intercambio inicialmente se desarrollo a travez del trueque y posteriormnte a travez de la participación de la moneda, actualmente por medio de los instrumentos mas especializados de pago.
El mercado surge en la sociedad como consecuencia del aparecimiento de un excedente económico; la producción de bienes ya tiene un destino especifico y es el de ser objeto de cambio en el mercado.

FUNCION SOCIAL DEL MERCADO

Es el medio o vinculo para que puedan verificarse las transacciones comerciales entre las personas.

 CLASIFICACIÓN O TIPOS DE MERCADOS

Por la amplitud geográfica de su cobertura:
a. Interno: local, departamental y nacional
b. Externo: regional, internacional, mundial.

 Por el periodo de tiempo en la formación del precio:
a. Mínimo o de oferta instantánea
b. Corto plazo
c. Largo plazo

Esta clasificación atiende al periodo que se concede a las fuerzas de oferta y demanda, para que logren unificarse en un equilibrio de mercado.
 Por el número de personas que participan en el mercado, llamado también nivel de competencia:

a. Competencia libre, pura o perfecta.
La primera tipología constituye el extremo hipotético de la r3ealidad, en el que asume que existen tantos compradores de un mismo bien o servicio que ninguno de ellos actuando independientemente, puede influir sobre la determinación del precio y este a su vez, esta dado y es fijo por las mismas fuerzas del mercado.

b. Competencia imperfecta o monopolística
La competencia la competencia imperfecta está constituida por la amplia gama de tipos de competencia que pueden darse en el mercado; desde el monopolio puro hasta los casos de oligopolio. En esta estructura la cantidad demandada u ofrecida puede ser manipulada por los agentes económicos que participan en dicho mercado y en consecuencia el precio también. Se asume o presume que el producto puede ser, real o facticiamente, diferente de un producto a otro.
 La circulación económica y la retribución a los factores de la producción

Este esquema, satisface el modelo de economía de cualquier sociedad antigua o moderna; excepto en las economías en donde una sola persona aislada, produzca y consuma lo generado de su propia actividad. Como se puede observar en dicho esquema (mundial), el dinero es que mueve los flujos real y monetario y por ende, de esa manera se manifiesta la circulación económica.

 Teoría clásica de la renta nacional

La teoría clásica desde Adam Smith, siempre asumió el pleno empleo de los factores y por tanto la creencia de que o habrían de existir factores ociosos, incluyendo el recurso humano; por lo que no se aceptaba como válida la idea de la desocupación.

Según Jean Baptiste Say, “toda oferta crea su propia demanda”. Esta ley sugiere que cualquier productor de un determinado producto puede volverlo a comprar, con el dinero obtenido a través de dicha venta.

No existe el ahorro y en consecuencia, tampoco nuevas inversiones (una de las características de la economía cerrada).

Sin embargo como es bien sabido, en realidad existe la posibilidad de que alguna(s) persona(s) no utilice(n) todo su dinero en el consumo; y ahorran parte del mismo. Dada esta circunstancia, algo del producto elaborado por un (x) productor, no va a ser demandado en el mercado, y dicho productor se quedará con éste.

La personas sólo ahorran si a cambio ven incentivadas sus expectativas por un tasa de interés mayor ahorro y a la inversa.

Los productores por su parte, siempre quieren incrementar su producción para ganar más mercados.

En otras palabras, la fuga del dinero de la circulación monetaria través del ahorro, volvería a la corriente circular a través de la inversión.

La demanda y oferta de ahorros actuaría en un mercado financiero, regulándose automáticamente, por las mismas fuerzas.

De esta cuenta, según los clásicos, se aseguraría el retorno de la corriente principal de ingresos hacia la circulación, por medio de la inversión.

Pero qué pasaría si las personas que ahorran no regresan este efectivo a la corriente o flujo de la economía. Los clásicos aceptan que tal circunstancia podría suceder y sugieren que, de igual manera el modelo funciona, ya que entrarían otros mecanismos que regularían el sistema. Estos son: los precios de los productos y los salarios.

Los clásicos resolvían el problema teórico de la siguiente manera: si los consumidores no demandan la totalidad de la producción, ahorran (y o vuelve ese dinero a la circulación); por lo tanto los productores tendrán que ver que hacen con el producto que les sobra, obviamente tendrán que liquidarlos a menor precio.

Muchos empresarios quebraran o saldrán del mercado pues no podrán sostener los costos de producción vendiendo a menor precio.
El menor salario bajará los costos de producción y de nuevo más empresarios entraran a la competencia de producir, equilibrándose de nuevo la corriente económica.
Todo esto sonaba lógico y bien, hasta que se dio la gran depresión de los años 1930, cuando la producción cayó en forma tan drástica que millones de trabajadores quedaron sin empleo.

Teoría keynesiana de la renta nacional

John marnard Keynes, aceptó la lógica del modelo clásico con todos sus supuestos, incluyendo el pleno empleo, pero argumentó que cuando este no fuera así, los demás supuestos eran irreales.

Kaynes consideró que los ahorros no estaban en función de la tasa de interés, sino de los ingresos.

Kaynes manifestó que no había e la economía mecanismos automáticos de equilibrio entre la oferta y la demanda y por tanto, no habría nada que asegurara el pleno empleo de los recursos, en las circunstancias generadas por la depresión.

En la teoría general de la ocupación, el interés y el dinero, expuso una nueva teoría que es la base de la teoría macroeconómica moderna.

Esta propone que se estudie el comportamiento macroeconómico de la sociedad en su conjunto, (no en forma individual, microeconómica como lo expuso la teoría clásica), de tal forma que permita conocer la incidencia que tienen todas sus partes componentes, en los ingresos y la producción.

Kaynes sostiene que los ingresos nacionales se componen del: consumo,la inversión y los gastos del gobierno, en igualdad de importancia.

Función consumo y función ahorro

El Consumo es el conjunto de gastos de las familias de una sociedad, expresados en términos monetarios; constituyen las erogaciones que realizan por concepto de compra de bienes y/o servicios satisfactores. El consumo no es sino la expresión cuantitativa de la demanda de productos.

El ahorro en consecuencia, es la diferencia positiva entre el ingreso y el consumo, ya que la parte del ingreso que no se consume, obviamente se ahorra.
En términos económicos se le denomina propensión media al consumo, cuando se analiza la tendencia del consumo y propensión media al ahorro, cundo se analiza el ahorro.
Fórmulas para calcular las propensiones medias PMeC = consumo PMeA = ahorro Ingresos ingresos.

  • Fórmulas para calcular las propensiones marginales
  • PMC = consumo PMA = ahorros
  • Ingresos intensivos