Ingresos Financieros

INGRESOS FINANCIEROS:

Recogen todos aquellos ingresos derivados de operaciones financieras.

El ejemplo más típico es una inversión financiera realizada para colocar un excedente de tesorería, pero pueden existir otros como, préstamos a socios o inversiones en otras empresas (cartera).

INGRESOS EXTRAORDINARIOS:

Proceden de actividades ajenas a las habituales que realiza la empresa.

Las operaciones más habituales son las ventas de activos, como por ejemplo edificios, elementos de transporte, ordenadores, etc. Lógicamente cuando nos referimos a empresas que no se dedican a la venta de ninguno de estos bienes.

Gastos

La tipología de los gastos es mucho mayor que la de los ingresos, es decir, existen más maneras de gastar dinero que de ganarlo, por lo menos para una empresa. No obstante, al igual que para los ingresos, existe una primera clasificación, correlativa a los diferentes tipos de resultado, es decir: de explotación, financieros y extraordinarios.

Los gastos financieros más habituales, son los intereses de los préstamos que tenga concedidos la empresa.

Los gastos extraordinarios son muy poco comunes y rara vez aparecen, un ejemplo podría ser una indemnización que tenga que pagar la empresa a un cliente.