Resumen Ley 631-15

src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js">

INTRODUCCIÓN

El tema presentado a continuación sobre La Ley 631-15, su principal finalidad es conocer los procedimientos, normas, permisos y restricciones que establece dicha ley.

src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js">

Es importante que el Estado Dominicano ponga en funcionamiento la nueva modificación de dicha ley, a fin de impedir, combatir y erradicar la fabricación y el tráfico ilícito de armas de fuego, municiones, explosivos y otros materiales relacionados; dada su vinculación con el narcotráfico, el terrorismo, la delincuencia transnacional organizada y otras conductas criminales.

Dicha Ley tiene como finalidad también regular su tenencia, con salvedades de empresarios, funcionarios públicos, guardias y policías y consideraciones que determine el titular de Interior y Policía, que es la autoridad para dar cumplimiento a esta ley.

RESUMEN HISTÓRICO

En la República Dominicana la legislación sobre la materia es la Ley No. 36 sobre Comercio, Porte y Tenencia de Armas, del 18 de octubre de 1965. Desde el año 2010 se ha presentado reiteradamente una iniciativa para una nueva Ley de Armas que respondiese a la necesidad de modernizar y adecuar el marco jurídico existente, la adopción de medidas para la prevención y control del uso de armas utilizadas por la población civil y los militares y policías, así como políticas para el desarme paulatino de la población, mediante el establecimiento de un régimen jurídico sancionador agravado.

Dentro los principales cambios destacados en el anteproyecto introducido en el Senado de la República para su modificación podemos citar:

  • La creación de la Dirección General de Control de Armas, adscrita a la Secretaría de Estado de Interior y Policía en coordinación con las Fuerzas Armadas.
  • La creación de la Dirección General de Control de Armas, adscrita a la Secretaría de Estado de Interior y Policía en coordinación con las Fuerzas Armadas.
  • Creación de la infraestructura oficial (que en parte existió y fue abolida en el año 2005) como los departamentos de salud física y mental, jurídico, de control de armas y de expedición de licencias para el porte y tenencia de armas.
  • Establecer una diferenciación clara entre porte (autorización para transportarla) y tenencia de armas de fuego (autorización para poseerla y no portarla).
  • Ampliar las categorías de los tipos de licencias para los polígonos de tiro, para las empresas de seguridad y los coleccionistas.
  • Aumentar la edad mínima a 21 años.Obligar a anexar tres declaraciones juradas de personas no familiares que atestigüen la buena “reputación” del posible solicitante. Además, el aumento del impuesto fiscal, y nuevas normas de control para empresas comerciales y de seguridad privadas.
  • Plantear la creación de la comisión especial de destrucción de armas de fuego para armas confiscadas.
  • Aumentar la penalidad por infracción a la Ley 36 con multas de pago y prisión, incluyendo por la exhibición desaprensiva en público del arma de fuego; los tiros al aire; el tráfico ilícito de armas.
  • Finalmente, introducir algunas regulaciones respecto a las armas blancas o punzantes.

ANÁLISIS DE LA LEY 631-2016, DE CONTROL Y REGULACIÓN DE ARMAS Y MUNICIONES Y MATERIALES RELACIONADOS.

En fecha 2 del mes de agosto del 2016, cuando fue promulgada la ley 631-2016, por parte del presidente Lic. Danilo Medina Sánchez, la cual en su artículo 97 derogó la ley 36 y sus modificaciones. La nueva reglamentación de control de armas No 631-2016, tiene 98 artículos y fue publicada el día 2 del mes de agosto del año 2016.

De conformidad con el artículo 252 de la Constitución de la República, las Fuerzas Armadas tienen el mandato de ejercer la custodia, supervisión y control de todas las armas, municiones y demás pertrechos, así como material y equipos de guerra que ingresen al país o que sean producidas por la industria nacional con las restricciones establecidas en la ley.

Esta ley tiene como objeto prevenir y controlar el uso de las armas por parte de la población civil, las armas utilizadas por los militares y policías fuera de reglamento, así como promover el desarme paulatino de la población, mediante el establecimiento de un régimen jurídico para fiijar las condiciones y requisitos para normar, controlar, regular la importación, exportación, tránsito, comercialización, almacenamiento, el uso, la portación y tenencia de armas, municiones y otros materiales relacionados; Establecer el régimen y requisitos para regular la emisión, renovación, penalización y suspensión de las diferentes licencias relacionadas con armas de uso civil que lo ameriten, municiones y sus accesorios;
Los requisitos y alcance de la ley deben interpretarse con criterio restrictivo, adquiriendo un carácter de excepcionalidad las autorizaciones que se otorguen.

Los artículos 1 al 65, la nueva legislación de armas contempla las definiciones y clasificaciones de armas y blindajes, la competencia del Ministerio de Interior y Policía para la expedición y cancelación de licencias de porte y tenencia, así como para la expedición de licencias especiales de comercialización y control de polígonos de tiros y entrenamiento juvenil.

Artículo 23, presenta novedades donde se estableció una lista de condiciones que hacen a los solicitantes de armas para portar o tener como no legibles para la aprobación de su solicitud, cuyas condiciones son las siguientes:

  • Los extranjeros no residentes en la republica dominicana.
  • Los naturalizados que haya renunciado a la nacionalidad dominicana.
  • Los menores de 30 años de edad.
  • Toda persona en contra de quien exista una orden de alejamiento o restricción vigente emitida por el Ministerio Publico o juez competente.
  • Toda persona, a quien se le haya impuesto una medida de coerción por una infracción penal relacionada con la violencia doméstica o intrafamiliar u otro hecho violento que involucre una sanción de un año de prisión o más.
  • Toda persona sometida a la acción de la justicia o que haya sido condenada por infracciones contenidas en esta ley o en cualquier otra y que conlleven pena de más de un año de prisión.
  • Toda persona sobre la que se pese una orden de arresto pendiente de ejecución o haya sido declarado rebelde de la justicia.
  • Aquellas personas en tratamiento por adicción a sustancias controladas o alcohol en los últimos cuatro (4) años y no obtengan el descargo médico que certifique su rehabilitación.
  • Toda persona que abuse de manera habitual de bebidas alcohólicas.

a. Toda persona sujeta a internamiento en centro de atención psiquiátrica o que habitualmente este bajo tratamiento farmacológico que pueda limitar su razonamiento.

b. Toda persona que haya aportado información falsa en su solicitud al MIP o no haya aportado información necesaria requerida.

c. Todos aquellos ex miembros de las Fuerzas Armadas o la Policía Nacional dados de baja de manera deshonrosa.

d. Aquellas personas que al momento de presentarse a formalizar su solicitud inicial o renovación, ante los ojos del oficial público encargado de recibirla, se muestre incoherente, atolondrado, agresivo, desorientado o bajo constreñimiento emocional evidente y manifiesto.

Párrafo I.- El Ministerio de Interior y Policía (MIP) consultará a las autoridades del Ministerio Público sobre la conducta de los solicitantes para determinar si los mismos han estado previamente involucrados en casos que involucren actos violentos como: violencia doméstica, intrafamiliar o de género, actividades relacionadas con el crimen organizado o terrorismo. En caso de existir objeción por parte del Ministerio Público, el MIP se abstendrá de conceder la licencia
correspondiente.

Párrafo II.- Cuando lo considere de lugar el Ministerio de Interior y Policía (MIP) podrá consultar al Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social para conocer sobre el estado de la salud mental pasado o presente de cualquier persona que solicite alguna licencia o autorización al amparo de la presente ley.

Artículo 24.- Revocación o suspensión. Las licencias concedidas en virtud de la presente ley pueden ser revocadas o suspendidas.

Párrafo I.- Las licencias concedidas se revocan por:

  1. Muerte o incapacidad permanente de la persona física, que impida la posibilidad de maniobrar o tener el arma;
  2. Disolución o inhabilitación permanente de la persona jurídica;
  3. Estar sometido a la acción de la justicia o haber sido condenado por infracciones que conlleven penas de más de un año de prisión o sanción de inhabilitación permanente;
  4. Haber estado en tratamiento por adicción a sustancias controladas o alcohol en los últimos cuatro (4) años y no tener el descargo médico que certifique su rehabilitación.

Artículo 25.- Caducidad o suspensión automática. La caducidad o suspensión automática de todas las licencias concedidas obliga a la persona o a sus representantes a desapoderarse en forma inmediata de los materiales regulados por la ley.

Artículo 26.” Reacondicionamiento y requisitos para recargar municiones. Solo el poseedor de armas de fuego debidamente registradas podrá solicitar a las personas físicas o jurídicas autorizadas, recargar o reacondicionar municiones para las mismas y usarlas bajo su responsabilidad.

Artículo 27.- Uso exclusivo. La adquisición de municiones y accesorios en instalaciones comerciales debidamente autorizados por el Ministerio de Interior y Policía (MIP), son del uso exclusivo del adquirente y no podrán ser traspasados a terceros.

DEL COMERCIO DE ARMAS DE FUEGO, MUNICIONES Y MATERIALES RELACIONADOS

Artículo 28.- Licencia de uso comercial. Las personas jurídicas dedicadas a la venta de armas de fuego de uso civil, armas deportivas, municiones y sus materiales relacionados, perdigones y fulminantes, en cualquiera de sus presentaciones, y demás materias primas para elaborar los productos y actividades regulados por la presente ley, deben disponer de la licencia de uso comercial correspondiente, por medio de la cual se les autoriza únicamente el comercio dentro del país y no amparará actos de comercio relativos a la importación, exportación o intermediación de armas de fuego y municiones, salvo que la empresa tenga una licencia de importador.

Articulo 29.- Requisitos para obtener licencia de comercio de armas de uso civil/ municiones y materiales relacionados. Las personas interesadas en la obtención de la licencia de comercio de armas de fuego de uso civil, municiones y materiales relacionados acreditarán, además de los requisitos establecidos en el artículo 14) numeral 2) , los requerimientos siguientes:

  1. Poseer y documentar un capital social mínimo correspondiente al treinta por ciento de la inversión;
  2. Copia de la póliza de seguro de vida y daños a terceros, cuyo monto será definido en el reglamento de la presente ley;
  3. Elaborar y presentar, para fines de aprobación un plan de sistema de gestión de riesgo de seguridad del establecimiento donde estarán almacenadas las armas y donde serán al público.

DE LA IMPORTACIÓN DE ARMAS DE FUEGO DE USO CIVIL, MUNICIONES Y MATERIALES RELACIONADOS

Articulo 32.- Proceso de selección para la adquisición de armas de fuego por parte del Estado. La licitación pública internacional será el único proceso de selección permitido para la adquisición o compra de armas de fuego incluidas en la presente ley.

Artículo 34. – Suspensión y moratoria a la importación de armas y municiones. El Poder Ejecutivo, cuando lo estime pertinente, podrá suspender o establecer moratorias para la importación de armas, sus partes y municiones.

Artículo 35.” Autorización de establecimiento para importar armas. Las personas jurídicas que deseen importar armas de fuego y sus municiones, de las contempladas como de uso civil, deben hacerlo por medio de un establecimiento debidamente autorizado para vender armas de fuego, según lo dispuesto en la presente ley y su reglamento.

Artículo 40.- Importación y comercialización de máquina de recarga: Las personas jurídicas debidamente registradas y autorizadas por el Ministerio de Interior y Policía (MIP), que tengan la autorización para importación y venta de armas y municiones, podrán importar y comercializar máquinas para recargar municiones, y los insumos necesarios para tales fines, llenando los mismos requisitos que establece la presente ley para la importación y venta de armas y municiones.

En el artículo 66 hasta el 90 se encuentra tipificado el régimen de sanciones o infracciones penales, debiendo establecerse que las penas fueron aumentadas hasta 40 años de privación de libertad.

Entre las infracciones tipificadas consideradas como graves se encuentran las siguientes:

  • Quitarle la vida a otra persona con un arma con el objeto de robarle y ejercer violencia se sancionara con la pena de 30 a 40 años de privación de libertad según el artículo 66 párrafo II.
  • El que usando arma ilegal para cometer robo si provocan heridas que causen lesión permanente se sancionara con 20 a 30 años de privación de libertad y en caso de que no se cause lesión permanente la pena será de 15 a 20 años de privación de libertad según el párrafo III del artículo 66.
  • Toda persona física que usare una arma ilegal para llevar a cabo un secuestro será castigado con la pena de 30 a 40 años de privación de libertad según el artículo 66 párrafo IV.
  • La persona que formen una asociación de malhechores y en la misma sean utilizadas armas de fuego ilegales cualquiera que fuera su naturaleza serán sancionados con pena de 20 a 30 años de privación de libertad.
  • En caso de que la persona falsifique, altere, elimine o modifique el sistema de los mecanismo técnico, marca de fabricación, número de serie, modelo y tipo del cañón, el calibre o las huellas balísticas registradas sin autorización MIP será sancionado con penas de 5 a 10 años y de 10 a 15 salarios mínimos del sector publico según el artículo 69.
  • Por primera vez en la República Dominicana se establece la conspiración y conforme al artículo 76 los que conspiren, proporcionen, induzcan, inciten a la provocación o conspiración para cometer un ilícito se considerara como el mismo delito que se ha tipificado y se sancionara con la mitad de la pena del delito que se intentó cometer.

CONCLUSIÓN

La nueva ley de armas prohíbe totalmente el porte y uso de armas de guerra por parte de civiles y se endurece el porte ilegal de armas de cualquier tipo; los organismos policiales y castrenses tendrán que realizar fuertes operativos para resolver los casos de aquellas personas que no devuelvan esas armas voluntariamente, y que se enfrentarán a penas de cárcel.

Tras promulgarse la nueva ley, se debe proceder a la revisión de las armas con licencias, para actualizarlas a la legislación, y establecer anualmente un desarme profundo de armas ilegales.

Las armas que se incauten a los que violen esta ley, serán remitidas al intendente general de material bélico de las Fuerzas Armadas, quien la remitirá a los depósitos de armas del Ejército Nacional. Las personas de la clase civil cuyas funciones no lo exijan, no podrán llevar consigo armas de en sitios de diversiones ni en reuniones públicas.

Las violaciones a cualquier disposición de esta ley se castigará con multa de cincuenta (RD$50) a cien (RD$100) o prisión de tres (3) a seis (6) meses o ambas a la vez. La presente ley deroga y sustituye la Ley No. 392 de fecha 20 de septiembre de 1943 Sobre Comercio, Porte y Tenencia de Armas, así como toda otra disposición legal que sea contraria.

src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js">