El Líder

src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js">

¿Qué es un líder?

El diccionario de la RAE define lo que es un líder como “Persona a la que un grupo sigue, reconociéndola como jefe u orientadora“.

src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js">

Un líder es alguien que dirige a un grupo con maestría. Mira por el bien común y el crecimiento de cada persona del grupo. Busca la evolución colectiva, y conoce bien las debilidades y fortalezas de cada miembro. Nace y se hace, porque su función le exige una personalidad con un temperamento básico carismático, apasionado y extrovertido, capacidad de empatía y un magnetismo suficiente como para influir y generar entusiasmo en sus seguidores o subalternos, pero también necesita tener educación y valores éticos.

Un buen líder sabe siempre lo que se hace, por eso, es quien muestra el camino a seguir. Incluso cuando se equivocan en ese camino elegido, pero por esa afinidad que tiene el grupo con él, no se lo tomarán en cuenta.

El liderazgo entonces es ese rol que debe ejercerse con ecuanimidad, conocimiento y justicia, reconociendo el valor de cada uno de los miembros a su cargo y estimulándolos para crecer y desarrollarse en plenitud.

El desarrollo personal en los líderes es algo esencial. Se desarrollan por dentro y lo proyectan en la vida.

Características de un líder:

  • Misión: un líder tiene un propósito claro.
  • Visión: un líder visualiza lo que quiere para conseguirlo.
  • Inspiración: un líder inspira y sirve como ejemplo a seguir.
  • Comunicación: un líder sabe transmitir su mensaje y este siempre es claro.
  • Motivación: un líder mantiene motivado a su equipo.
  • Colaboración: un líder escucha y ayuda a su equipo.
  • Valores: un líder tiene fijados sus valores y actúa en base a ellos.

El líder y su comportamiento en las masas:

Le Bon caracteriza a las masas como aquella fuerza unitaria frente a la cual el individuo pierde sus características personales, su peculiaridad y sufre por influencia de ella una alteración de su actividad anímica. Sin embargo, el distanciamiento que marca Freud con respecto a Le Bon se debe a que éste falla en explicar qué es aquello que une a los individuos dentro de una masa. Justamente, para Freud aquel medio de unión es lo característico de la masa. Pero, sigamos con la consideración o categorización de la masa por parte de Freud. Ésta es impulsiva, voluble y excitable.

Esta caracterización permite que la masa sea “extraordinariamente influible y crédula, es acrítica (…) Piensa por imágenes que se evocan asociativamente unas a otras, tal como sobrevienen al individuo en los estados del libre fantaseo; ninguna instancia racional mide su acuerdo con la realidad” (Freud 2001:70). Las multitudes se encuentran sujetas al poder verdaderamente mágico de las palabras las cuales al ser pronunciadas “los rostros cobran una expresión respetuosa y las cabezas se inclinan” (Freud 2001: 76). Ante esta situación no es viable oponerse mediante la argumentación racional. Estas masas solo piden ilusiones y esto es algo a lo que no pueden renunciar. Lo irreal tiene preeminencia sobre lo real y hasta influye con la misma fuerza que este último. Así, la masa se mueve por la fantasía y se alimenta “de la ilusión sustentada por el deseo incumplido”.

Tipos de líderes

• Según su forma de ejercer el liderazgo:

Líder espontáneo: surge espontáneamente, al presentarse una determinada situación o problema asumiendo el mando de las acciones a realizar, dando instrucciones y coordinando las acciones necesarias para llevarlas a buen fin.

Líder tradicional: obtiene el poder por poseer un cargo o por ser perteneciente a un grupo de poder establecido, es el caso que suele darse en monarquías y empresas familiares, en donde el liderazgo es heredado a un miembro independientemente de que el individuo en cuestión posea las cualidades necesarias o no para dirigir y liderar a sus subordinados.

Líder autoritario: es aquel que toma las decisiones sin pedir consejo a otras personas ni dar explicaciones sobre sus actos y decisiones, aunque en ocasiones sus decisiones son acertadas, suelen herrar en el camino adecuado para la consecución de las acciones tendientes a un fin preciso, ya que al ser demandantes, ignoran y desaprovechan las opiniones y sugerencias de sus subordinados.

Líder democrático: toma las decisiones previa consulta a los demás, y plantea los problemas aceptando las opiniones y consejos de otros para tomar las decisiones.

Líder liberal: delega algunas decisiones a los demás, permitiéndoles de esa manera aumentar las capacidades de cada miembro del grupo.

Líder carismático: por su personalidad y carisma influyen en ciertas personas llegando incluso a inspirarlas, son personas que por lo común tienen una autoconfianza muy elevada, misma que “contagian”, de cierta forma a los demás.

• Según el ámbito en el cual actúan:

Líderes políticos: Se refiere a las personas que poseen cualidades de protector, integrador y guía, para un pueblo o sector de mismo, entendiéndose por quien recae la confianza del pueblo para gobernarlo.

Líderes religiosos: presiden algún cargo eclesiástico de relativa importancia, o promueva algún movimiento religioso, de manera que inspiren a otros a seguir dicha religión o los preceptos que está imparta.

Líderes sociales: todas aquellas personas que de alguna manera lideren e inspiren a otros dentro del ámbito social (ecología, igualdad, etc.)

Líder empresarial: persona que ha logrado realizar distintos proyectos de negocios, llevándolos acabo de manera eficaz y certera, sobresaliendo entre otros empresarios, llegando a ser tomado en cuenta por otros para diversos negocios, entendiéndose de esto que es una persona que inspira a los demás e influye en ellos.

El líder y la empresa

El éxito de una empresa dependerá principalmente de cómo trabaje su gente. En consecuencia, muchos líderes gestionan su equipo “controlando y mandando“. Vigilan atentamente todo lo que sucede y toman la mayoría de decisiones importantes. Es la forma tradicional de dirección. No obstante, actualmente es inadecuado y difícil mantener este estilo. Hoy las empresas necesitan ser dinámicas para ser competitivas y este dinamismo se consigue con una mejora continuada, delegando tareas, formando equipos y promoviendo la creatividad y la participación.

Es un cambio radical en el estilo de dirección y el líder, más que nunca, ha de conseguir que su equipo lo acepte y lo siga como tal. Por eso los líderes llevan a cabo su tarea utilizando sus atributos de líderes. Es decir, una persona puede estar al mando en una empresa, pero eso no la convierte necesariamente en líder. No es lo mismo ser un jefe que un líder. El jefe puede lograr que los demás realicen sus tareas por obediencia, dinero, miedo a perder el trabajo, etc. mientras que el líder consigue que sus seguidores lo hagan porque lo desean. El jefe o jefa que consigue que sus trabajadores lo vean como un líder, está logrando que se sientan cómodos en su puesto de trabajo, que encuentren satisfacción en él, que se sientan parte de un equipo y que confíen en su líder y su capacidad para dirigirlos correctamente.
En tiempos difíciles como los actuales, un buen líder es especialmente necesario en una empresa que acaba de pasar por un periodo de reducción de empleo. Los trabajadores que quedan necesitan mucho esfuerzo, mucho entendimiento y mucho liderazgo.

Los atributos que describen un buen líder son los siguientes:

  1. Auténtico, no falso
  2. Confiable, no errático
  3. Anclado, no desconectado
  4. Optimista, no pesimista
  5. Consciente de sí mismo, no inconsciente
  6. Impulsado por propósitos y pasión y no por poder y temor
  7. Inclusivo, no divisivo
  8. Enfocado en otros, no en uno mismo
  9. Respetuoso, no manipulativo
  10. Capaz de fomentar nuevos líderes y no sólo mantener seguidores

Por tanto, para ser un buen líder has de ser una persona ética, preocupada por el bienestar de las personas que conforman tu equipo, interesada en hacer un buen trabajo y no sólo en ganar dinero o ascender.

src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js">