ESPACIO MARITIMO COLOMBIANO; MÁS ALLÁ DE LA GEOGRAFÍA.

ESPACIO MARÍTIMO COLOMBIANO; MÁS ALLÁ DE LA GEOGRAFÍA.

El presente ensayo se centra en la identificación del espacio marítimo colombiano y las características que este posee, viéndose como elemento demográfico de gran relevancia en el país, en aspectos económicos, sociales y políticos. Entendiéndose así, la importancia de la conservación de este, además de la visualización de este en problemáticas de gran trascendencia para el país, como las demandas puestas por Nicaragua frente a la limitación fronteriza de las aguas territoriales. Para lo cual será necesario inicialmente establecer que es un espacio marítimo y cuáles son las características que posee este, posteriormente se observará la importancia del espacio marítimo en los diferentes aspectos que envuelven al pueblo colombiano para la comprensión de su relevancia, finalizando con la ejemplificación de tal relevancia en problemáticas como las demandas impuestas por el país Nicaragüense.

El espacio marítimo es la cantidad de mar que posee un país bajo su control y soberanía, que se encuentra desde las costas hasta las aguas internacionales, las zonas marítimas que en la mayoría de los casos serán objetos de la delimitación de fronteras son el mar territorial, la zona contigua, la zona económica exclusiva y la plataforma continental.

El mar territorial será en el que el país pueda ejercer cierta soberanía así como la ejerce con las aguas que están en su interior, este corresponderá a 12 millas medidas desde las líneas base de cada territorio.
Así mismo la zona contigua establece una zona adyacente al mar territorial, su límite no podrá exceder las 24 millas, el estado podrá tomar medidas de fiscalización de ser necesario en tres situaciones planteadas: Prevenir las infracciones de sus leyes y reglamentos aduaneros, fiscales, de inmigración o sanitarios que se cometan en su territorio o en su mar territorial. Sancionar las infracciones de esas leyes y reglamentos cometidas en su territorio o en su mar territorial.

En la actualidad, en la convención de Ginebra se define que plataforma submarina se usa como referencia al suelo y subsuelo de las áreas submarinas adyacentes de las costas, pero fuera del área del mar territorial, hasta una profundidad de doscientos metros, o más allá de ese límite, siempre y cuando la profundidad permita la explotación de recursos naturales. (Ministerio de asuntos exteriores, 2010)
Por otra parte la zona económica exclusiva corresponderá a 200 millas medidas luego del mar territorial, esta zona incluye los estados soberanos con sus territorios dependientes.

La Convención del Mar (CONVEMAR), en el art. 56 menciona derechos, jurisdicción y deberes del Estado ribereño en la zona económica exclusiva:

En la zona económica exclusiva, el Estado tiene: Derechos de soberanía para los fines de exploración y explotación, conservación y administración de los recursos naturales, tanto vivos como no vivos de las aguas supra yacentes al lecho y del lecho y el subsuelo del mar, y con respecto a otras actividades con miras a la exploración y explotación económica de la zona, tal como la producción de energía derivada del agua de las corrientes y de los vientos; Jurisdicción, con arreglo a las disposiciones pertinentes de esta Convención, con respecto a: El establecimiento y la utilización de islas artificiales, instalaciones y estructuras; La investigación científica marina; la protección y preservación del medio marino. En el ejercicio de sus derechos y en el cumplimiento de sus deberes en la zona económica exclusiva en virtud de esta Convención, el estado ribereño tendrá debidamente en cuenta los derechos y deberes de los demás estados y actuará de manera compatible con las disposiciones de esta Convención.

Por último, la plataforma continental sobre la cual ejerce derechos de soberanía la República Argentina a los efectos de la exploración y de la explotación de sus recursos naturales, comprende el lecho y subsuelo de las áreas submarinas que se extienden más allá de su mar territorial y a todo lo largo de la prolongación natural de su territorio.

Jurídicamente, la plataforma continental comienza donde termina el lecho y el subsuelo del mar territorial, que en la Argentina, llega a las 12 millas marinas, medidas desde las líneas de base. Más allá de ese punto, todo Estado ribereño tiene reconocida una plataforma continental de, por lo menos, hasta las 200 millas marinas, medidas desde las líneas de base.

Partiendo te esto se puede establecer que Colombia posee 928.660 (44,85%) km² de agua; Teniendo una zona contigua de 24 millas náuticas (44,6) km, una zona económica exclusiva de 200 millas náuticas (370,4 km) y una zona de mar territorial de 12 millas náuticas (22,2 km)

El espacio marítimo que posee el país es un importante aspecto que posee en términos de economía; pues las regiones que se encuentran en las fronteras del país practican actividades económicas allí como lo son la pesca, situándose esta en una de las más importantes. Pues según Instituto Nacional de Pesca, en el Caribe colombiano por ejemplo, se utilizan 164 especies de productos marinos —110 de peces, 27 de moluscos y 27 de crustáceos.

Por su parte en San Andrés y Providencia se sabe de 29 especies de aguas profundas explotables comercialmente, con un potencial pesquero estimado en 20.000 toneladas por año. En el Pacífico colombiano, la pesca del atún constituye la principal actividad de la industria pesquera desde 1997. (Efrain Otero Alvarez, 2000).

Evidenciándose tales influencias de esta actividad desarrollada en la economía del país, se puede establecer la gran relevancia del espacio marítimo en la nación, además de las implicaciones de nivel político que trae consigo la tenencia e tales espacios marítimos, pues se está en una constante competencia en el espacio marítimo. (energías renovables, acuicultura y otros sectores en crecimiento) requiere una gestión eficaz que evite posibles conflictos y permita que se complementen distintas actividades. Tales actividades a llevar a cabo generan que se deba dar una preocupación continua por parte del organismo gubernamental para la conservación de estas y la mejora constante de los procesos o actividades de tipo económico que se estén dando en tales lugares para ir en busca del bienestar social.

Si se tiene en cuenta sentencia C-191/98, en su principio de prolongación natural del territorio plantea que:

Los espacios marinos y submarinos territoriales, se encuentran regulados por el principio de prolongación natural del territorio terrestre del Estado ribereño y, por ende, están sometidos a las mismas reglas que gobiernan el territorio originario del Estado de que se trate. Lo anterior significa que el título originario del Estado sobre su territorio, el cual se deriva de su calidad de Estado como tal, se extiende a los espacios territoriales marinos y submarinos, los cuales no se consideran adquiridos por vía de alguno de los modos derivados de adquisición del territorio contemplados por el derecho internacional público (ocupación, descubrimiento, avulsión, accesión, aluvión, sucesión, adjudicación, prescripción y sucesión de Estados). En tanto parte integral del territorio del Estado, la plataforma continental se encuentra sometida a la soberanía del ribereño. Según el derecho internacional público, la plataforma continental forma parte integral del territorio de los Estados ribereños y, por tanto, sobre esta área submarina los Estados ejercen con total plenitud, exclusividad y autonomía todas sus competencias legislativas, ejecutivas y judiciales, salvo las restricciones expresamente establecidas en normas de derecho internacional consuetudinario o convencional.

Se puede entender como tales áreas por hacer parte de la soberanía del país se verán ligadas a las decisiones que se tomen en cuanto a planeación económica del país, de allí su importante relación con los aspectos económicos y políticos que envuelven a la sociedad de la nación, pues serán estos espacios marítimos, los propicios para determinadas mejoras en dinámicas benéficas o perjudiciales para la sociedad.

Si se pretende entender la relevancia de tales espacios marítimos en los diferentes aspectos, es preciso analizar la problemática por la pasó el país frente a las demandas puestas por Nicaragua por delimitación marítima y disputa territorial. La situación culmina con reclamación ante la Corte Internacional. En donde al final del proceso judicial el 19 Noviembre del 2012 se obliga a un cambio en la demarcación fronteriza que presenta importantes novedades en diferentes aspectos de la geopolítica de esta región

Se confirmó la soberanía de Colombia sobre las islas de Alburquerque, Bajo Nuevo, Sureste, Quitasueño, Roncador, Serrana y Serranilla y, asimismo, se declaró admisible la petición de Nicaragua en orden a que la Corte decidiera la forma apropiada de delimitación marítima, en el marco geográfico y jurídico constituido por las costas continentales de Nicaragua y Colombia, dividiendo por partes iguales los derechos superpuestos a la plataforma continental de ambas partes; de esa forma, el fallo estableció una línea de frontera marítima única entre ambos países, que delimita la plataforma continental y las zonas económicas exclusivas, según líneas geodésicas que unen los puntos con coordenadas, indicadas detalladamente y, además, determinó una frontera marítima única alrededor de las islas de Quitasueño y de Serrana. (El economista, 2000)

San Andrés y Providencia, cuenta con grandes reservas pesqueras y aguas sanas y nutritivas propicias para la reproducción de gran variedad de especies marítimas muy apetecidas en el mercado internacional lo que constituye un componente geopolítico adicional, toda vez, que los productos marítimos están muy bien posicionados en la aldea global. Así, para Colombia el acceso al mar, desde la región Caribe constituye un factor fundamental de desarrollo y su ubicación geográfica en una virtud geopolítica.

Además, de lo expuesto San Andrés y Providencia constituye para las grandes transnacionales un punto estratégico de comunicación en materia comercial, debido a que son quienes hacen un mayor uso del mar oceánico. De otra parte, San Andrés por ser geográficamente “un punto intermedio en el transporte de mercancías, logra tener las características para convertirse en un gran puerto marítimo, permitiendo el acopio de mercancía dirigidas a diferentes puntos de América Central, Estados Unidos y América del sur, sin descartar él envió hacía Europa y África” (Ministerio de Ambiente, vivienda y desarrollo territorial, 2004, p. 77)

Entonces, geopolíticamente queda claro que la geografía, de tales espacios marítimos es vital para la realización de los fines de diversos Estados. Para el país estos espacios junto a el archipiélago representa un centro de vital importancia en materia económica vista desde un plan integral de desarrollo. A la luz de lo expuesto, la ubicación geoestratégica, el archipiélago, representa un punto fundamental para diversos fines, tanto de carácter militar como económico, aspectos sobre los cuales se tejió el conflicto entre Colombia y Nicaragua.

En suma, un espacio marítimo se considera la cantidad de mar que posee un país bajo su control y soberanía, que se encuentra desde las costas hasta las aguas internacionales, las zonas marítimas que en la mayoría de los casos serán objetos de la delimitación de fronteras son el mar territorial, la zona contigua, la zona económica exclusiva y la plataforma continental. Y son estos objetos de delimitación los que están bajo derechos y jurisdicciones en las diferentes convenciones ya expuestas.

Colombia cuenta con espacios marítimos de grandes dimensiones, evidenciándose la notable relevancia de estos en especial en el campo económico del país puesto que allí se llevan a cabo grande actividades de tipo económico como la pesca, sin dejar de lado la influencia que tiene en el ámbito político y el social, pues estando bajo la soberanía del país, el estado tiene como preocupación la contante mejora de procesos que se lleven a cabo allí además de su preservación. Adicionalmente se ejemplifica con la problemática de la disputa territorial y de limitaciones marítimas con el país de Nicaragua las fuertes implicaciones que tienen los espacios marítimos para el país más que ser elementos demográficos.

BIBLIOGRAFIA

  • Ministerio de asuntos exteriores. (24 Diciembre 2010). Convención de Ginebra 1958. 26 Julio 2016, de Ministerio de asuntos exteriores Sitio web: http://noticias.juridicas.com/base_datos/Admin/cgmt.html
  • http://www.un.org/depts/los/convention_agreements/texts/unclos/convemar_es.pdf
  • http://www.corteconstitucional.gov.co/relatoria/1998/C-191-98.htm
  • Efrain Otero Alvarez (2000). Colombia Universo Submarino. 26 Julio 2016, de Libros de la Colección Ecológica Sitio web: http://www.imeditores.com/banocc/universo/presentacion.htm
  • El Economista. (2012). Nicaragua gana a Colombia disputa por conflicto territorial. [En línea]: http://eleconomista.com.mx/internacional/2012/11/19/nicaragua-gana-colombiadisputa-conflicto-territorial (febrero, 2014).
  • Ministerio de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial (2004). Terminales portuarios. Guía Ambiental. Colombia.