El Monocultivo

El monocultivo se refiere a las plantaciones de una gran extensión de cultivos de una sola especie, utilizando el mismo método de cultivo para toda la plantación.

A simple vista y por las ventajas que tiene el monocultivo parece no haber problemas con este, pero eso no es cierto ya que este puede hacerle daño al suelo. Aunque es una forma eficiente y rentable de cultivo desde la perspectiva mercantil, desde el punto de vista ecológico es desastroso.

La base de todo ecosistema es la diversidad y una práctica como el monocultivo no hace más que quebrantar este principio. Si hay menos diversidad vegetal, también disminuye la animal. Los insectos y animales que antes se alimentaban de otras especies vegetales ahora desaparecen y por ende también sus depredadores.

Así, se propagan las plagas que afectan al monocultivo, se rocían pesticidas para su control, se contamina el aire, la tierra, el agua, todo está conectado.

El daño al suelo es considerable, sobre todo si este cultivo no es cambiado por otro, ya que se pierde la fertilidad del suelo porque se empobrece la tierra al absorber los mismos nutrientes y entonces la solución para esto es nutrir el suelo de manera artificial con químicos y esto irá en aumento mientras no se haga nada.

A nivel de todo el mundo los gobiernos están promoviendo activamente la expansión de monocultivos de árboles a gran escala, a pesar de los graves impactos sociales y ambientales ya constatados en las plantaciones existentes. Quienes impulsan este modelo afirman que las plantaciones son bosques, lo cual no es cierto. Las plantaciones no son bosques.