Limitaciones de los Estados Financieros

Los estados financieros Tienen la apariencia de ser una cosa exacta, completa y definitiva. Sin embargo, tiene limitaciones definidas.

Primeramente, son esencialmente informes provisionales y por lo tanto, no pueden ser definitivos, porque la ganancia o pérdida real de un negocio solo puede determinarse cuando se vende o es liquidado. Por varias razones es necesario tener una contabilidad que presente estados financieros en períodos relativamente frecuentes durante la existencia del negocio. Un período de doce meses, ha sido generalmente adoptado como un período contable estándar, puesto que el año comprende las cuatro estaciones.

La distribución de ingresos y costos en un período contable es consecuencia del criterio personal. El problema entraña en alcanzar un equilibrio satisfactorio entre los costos y los ingresos. En una sociedad anónima, el consejo directivo es el responsable de realizar estas decisiones, aunque las mismas pueden ser puestas en práctica por los funcionarios o supervisores de contabilidad de la compañía.

En segundo lugar, los estados financieros muestran importes monetarios exactos, lo cual da una apariencia de exactitud y de valores definitivos. Algunas veces el valor manifestado de un activo representa el importe de efectivo que podría realizarse en una liquidación; incluso el saldo en efectivo se vería reducido por los gastos inherente al proceso de liquidación.

El balance se prepara considerando que el negocio seguirá operando; se supone que la empresa continuará en el negocio. El activo fijo se establece habitualmente según el costo histórico y se hace una deducción por la cantidad que ya se cargó contra las utilidades en el estado de pérdidas y ganancias (depreciación acumulada); las cifras no reflejan, por lo general, ni la cantidad en que pudiera ser vendido el activo fijo ni la cantidad que tendría que gastarse para reemplazarlo.

En tercer lugar, tanto el balance como el estado de pérdidas y ganancias son el reflejo de transacciones en dólares con valores de muchas fechas. Desde los últimos cuarenta años el dólar ha declinado notablemente en su capacidad de compra; y a menos que los precios desciendan en forma considerable en los últimos años, cosa bastante improbable. El balance en sí mismo no indica las realidades económicas del día.

En cuarto lugar, los estados no reflejan muchos factores que afectan la condición financiera y los resultados de las operaciones porque no pueden expresarse en cifras en dólares. Estos factores comprenden las fuentes y las promesas o compromisos de materias primas, mercancías o suministros; la reputación y el prestigio de la compañía ante el público, el crédito de que disfruta, la lealtad de sus empleados, la eficiencia e integridad de sus directores.

Los estados financieros son más limitados cuando prevalecen condiciones anormales o de tiempo de guerra. Una de ingresos netos puramente tentativamente aparece en los estados de pérdidas y ganancias que tienen una fecha de tiempo de guerra debido a la imposibilidad de determinar con exactitud cada período contable, lo siguiente: costos de reparación y mantenimiento, depreciación, obsolescencia, depreciación del equipo de producción de guerra, costos de readaptación y costos de utilidad de los contratos de guerra que pueden ser vuelto a negociar y ajustado en una fecha posterior.